4 preguntas para hacerse antes de buscar a una amiga del pasado

En tiempos de hiperconectividad digital, retomar contacto con una gran amiga del pasado es bastante sencillo. Ponerse al día requiere de (mucho) tiempo sobre todo cuando en los años que estuvieron distanciadas ocurrió de todo en la vida personal de cada una. Te acercamos algunas preguntas claves antes de revivir la llama de la amistad.

1) ¿Por qué se distanciaron?

Antes de volver a encarar un vínculo que se “cortó”, rastreá el motivo de ese distanciamiento. Muchas veces las amistades simplemente se enfrían por diversos motivos: grandes distancias geográficas, trabajos absorbentes, agendas super exigidas o flamantes noviazgos. Un estudio, publicado por la revista Personal Relationship, mostró que los hombres y las mujeres tenían las mismas probabilidades de perder a dos de sus amigos más cercanos cuando comenzaban una nueva relación amorosa. La investigación, dirigida por Robin Dunbar (profesor de antropología de la Universidad de Oxford), reveló que las nuevas parejas absorben un tiempo que, de lo contrario, se invertiría en la amistad.

Ahora bien, si la persona de la cual te distanciaste te traicionó con un tema importante, divulgó intimidades, no estuvo en momentos difíciles de tu vida o era muy demandante probablemente no sea buena idea retomar ese contacto. Sólo si blanquean las asperezas del pasado podrán construir un vínculo sano y honesto entre ustedes.

2) ¿Qué cambió en tu vida desde que se separaron?

Es importante entender que la amistad no vuelve a arrancar exactamente donde la dejaron, de lo que se trata es de reconstruir el vínculo. No esperes tener desde el momento uno la misma confianza e intimidad que siempre tuvieron. Estos lazos vuelven a florecer, pero llevan tiempo. Ustedes cambiaron y la relación, también.

Probablemente, en la vida de cada una haya pasado de todo: mudanzas, rupturas, fallecimientos, nacimientos, nuevas amigas, cambios laborales. Una buena manera de entrar en calor, de ponerse al día es elaborar una suerte de mapa oral con las coordenadas donde hoy están paradas con sus asuntos personales, pero atención: no compartas en un primer momento temas muy sensibles o delicados de tu vida íntima. No importa cuánto recorrido tengan en común, la confianza se gana. De alguna manera, estás conociendo una persona nueva así que manejate con prudencia hasta que la rueda de la amistad vuelva a girar.

3) ¿Por qué retomarías el vínculo?

“Si hubo un tiempo que fue hermoso y hace mucho que pasó (.)”, entonaba Alejandro Lerner en la cortina musical del programa televisivo Costumbres Argentinas. Si la idea de retomar esta amistad es volver a sentir lo mismo que sentían hace 15 años, abortá la misión. Como mencionamos en el punto anterior, el vínculo vuelve a foja cero, tal como señalan los abogados cuando un expediente judicial arranca de nuevo bajo otra línea de investigación.

Lo interesante es entender qué estás buscando hoy de ese vínculo y qué te puede sumar una amiga del pasado a tu vida de hoy. Quizás estás en un momento mucho más tranquilo, todos esos motivos que las distanciaron hoy no están y eso te impulsa a retomar la amistad.

Cuando las personas se jubilan o bien, sus hijos ya no viven con ellos, tienen más tiempo y es común que tiendan a conectarse con viejos amigos con los que han perdido contacto. Hasta parece fundamental pasar tiempo con ellos. Según la Teoría de la Selectividad Socioemocional, desarrollada por la investigadora Laura Carstensen, los sujetos comienzan a priorizar, hacia el final de la vida, las experiencias que les traerán más gratificaciones y felicidad en el momento y esto incluye pasar tiempo con amigos cercanos y familiares.

4) ¿Cómo romper el hielo?

Una buena manera es escribirle para contarle que te acordaste de alguna anécdota que vivieron juntas. Otra forma es pedirle una buena recomendación sobre algo que sabés que ella no tendrá problema en pasarte: un dato de alojamiento para las vacaciones, un buen restorán o hasta una excelente tintorería por el barrio. También, podés contactarla porque te enteraste de algún logro personal o acontecimiento importante en su vida que amerita felicitarla.

Todas estas conversiones breves son el puntapié inicial para comenzar a entablar de nuevo el vínculo. Ahora, sólo queda escribir el mensaje y poner fecha para ese tan esperado café.

Top