Milagro Sala: “Me quisieron quebrar y no han podido”

En una entrevista con Página 12 desde el barrio “El Carmen” donde volvió a cumplir su arresto domiciliario, la dirigente social habló sobre su detención y su estado de salud.

Milagro Sala regresó el sábado a la casa de El Carmen, situada en la provincia de Jujuy (noroeste), en otro incumplimiento judicial que fue denunciado por la diputada del Parlasur.

El juez Pullen Llermanos dispuso el traslado luego de que la Corte Suprema de Justicia ordenara cumplir la medida provisional emanada desde la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de que se cumpla el arresto domiciliario.

Sin embargo, el Comité por la Libertad de Milagro Sala ha denunciado que con este fallo la Justicia de Jujuy sigue sin cumplir la orden de la CIDH. Con la medida, el juez no reconoce que El Carmen no es lugar de detención de Sala, ya que el domicilio habitual de la diputada del Parlasur es en el barrio de Cuyaya, también de Jujuy.

“Tengo varias sensaciones mezcladas. Estoy contenta y con bronca. Contenta porque ya no estoy en la cárcel, pero con bronca porque la domiciliaria tenía que ser en mi casa de Cuyaya y no acá, es como si me trasladaran a otra cárcel”, denunció Sala entrevistada por Página 12.

A su llegada a la casa-cárcel, la lideresa de la organización Tupac Amaru criticó con vehemencia el accionar de  Llermanos. “Es la tercera vez que él incumple con el dictamen de la Corte internacional y la Corte Suprema (…). Si no entiende los fallos no se qué hace como juez, habría que preguntarle dónde estudió abogacía”, dijo.

Luego de dejar su reclusión, Sala culminó la huelga de hambre que inició hace 10 días. “Me quisieron quebrar y no han podido”, sostuvo desde El Carmen, lugar donde se encontraba detenida antes de ser trasladada a un penal en la provincia de Salta (noroeste).

Top