En medio de la devaluación cayó casi 2% el consumo masivo y en junio sería peor

La retracción fue menor en el interior del país  (1,3%) y mayor en Capital y el conurbano (2,2%). Es por suba de precios que siguen el ritmo del dólar y salarios achatados.

El consumo masivo pasó de tener un primer trimestre esperanzador a mostrar nuevamente números en rojo. Las ventas en supermercados, autoservicios y almacenes cayeron 2,2% en abril y en mayo volvieron a hundirse 1,7% interanual para cerrar con un crecimiento en el acumulado de los primeros cinco meses de apenas 0,3%, según datos de la consultora Scentia.

Y el escenario para este mes se avecina más negativo todavía, ya que muchos comercios comenzaron recién en junio a trasladar a los precios parte de la devaluación.

De esta manera, todo indica que el primer semestre terminará con estancamiento y que la segunda mitad del año inclinará la balanza negativamente para cerrar 2018, según los pronósticos, con una caída del consumo que podría llegar a los dos puntos porcentuales.

La misma tendencia fue reflejada por Kantar Worldpanel, que aún no cerró los números de mayo, pero desde donde prevén que mostrará una caída de entre 1% y 2%, anticipó el director de la consultora, Juan Primbas.

“Probablemente en junio el impacto en precios sea mayor, por lo que se mantendrá esta tendencia”, remarcó el directivo, al agregar que 2018 “será un año de cierta resignación”, que “hay mucha incertidumbre y que las expectativas son a la baja”.

Los datos desagregados del estudio de Scentia muestran que la merma en las ventas de alimentos y artículos de limpieza y tocador fue superior en el área metropolitana (AMBA), con una baja de 2,2%, que en el interior, donde se registró una disminución de los volúmenes vendidos de 1,3%.

A su vez, se vieron más perjudicados los autoservicios y almacenes que las grandes cadenas, ya que mientras los primeros sufrieron una merma de 3,6% en sus ventas, en los supermercados se percibió un estancamiento (0,1% arriba).

Al comparar mayo contra abril, el consumo masivo cayó 0,9%, con una baja de 2% de las cadenas y un alza de 0,5% en los autoservicios, de acuerdo con la consultora que dirige Osvaldo del Río.

En cuanto a los rubros, el informe indica que todas las canastas evidenciaron variaciones negativas respecto de mayo del año pasado, excepto perecederos+frío y bebidas con alcohol, que crecen en relación con el mismo período de 2017. La venta de alimentos cayó 2,8% en mayo y acumula una merma de 1,6%; los productos de desayuno y merienda disminuyeron 1,6%; los de limpieza para ropa y el hogar, 4,2%; los de higiene y cosmética, 2,7%; y las bebidas sin alcohol, 1,4%.

Por el contrario, perecederos y productos de frío crecieron 0,5% interanual y las bebidas con alcohol, 4,4%.

“La tendencia es que el consumo masivo acompañe la evolución del PBI menos 2 puntos. Normalmente se da esa relación, y para este año nuestras estimaciones muestran una oscilación de 0 a -2%”, afirmó Del Río. Esas previsiones tienen lógica con la proyección de actividad para el 2018, ya que según el FMI, la economía argentina sólo crecerá 0,4% este año.

Los pronósticos anuales fueron realizados por la consultora ya hacia fines de 2017, con la expectativa de que el dólar rondara los $ 28 a fin de año. La cotización de la divisa ya superó ese valor en junio, pero Del Río cree que aún en el caso de que en diciembre la devaluación haya sido mayor, “el consumo masivo no caerá tanto más de lo estimado” porque ya se encuentra en valores muy bajos, con tres años seguidos de fuerte baja y otros dos de estancamiento.

Para el 2019, las proyecciones son más bien optimistas, ya que el consumo masivo habrá encontrado un nuevo piso este año y luego podría comenzar a despegar. Aunque con el actual nivel de incertidumbre, ningún consultor se anima a esbozar números. Dependerá, claro, de qué ocurra el año próximo en materia de actividad y de cómo impacte el acuerdo con el FMI respecto de las metas fiscales (el déficit debe bajar casi 1 punto del PBI( en el crecimiento. Las perspectivas oficiales indican que el producto trepará 2% en 2019, de acuerdo con lo manifestado en la carta de intención enviada al Fondo.

Top