Burzaco contó a quiénes coimearon en Fútbol Para Todos y la FIFA

El exCEO de Torneos declaró y detalló los pagos millonarios a dirigentes del Fútbol para Todos, las empresas involucradas y los montos.

Alejandro Burzaco cumplió su palabra. Tal como le había prometido al FBI y a la Justicia norteamericana, el exhombre fuerte de Torneos y Competencias confesó sus delitos en la investigación FIFA-gate y señaló a cómplices hacia sus costados y hacia arriba. Su declaración fue tan fuerte y contundente que no sólo involucró a la dirección de la FIFA de Joseph Blatter y a la AFA de Julio Grondona, sino que además avanzará en las próximas horas en otras delaciones, con las que pondrá en riesgo la mismísima organización del Mundial de Qatar 2022. Además señaló como culpables de corrupción a las principales empresas televisadoras del fútbol mundial, incluyendo compañías vinculadas con la nueva televisación de la Superliga argentina.

Burzaco habló ayer en la primera de las tres jornadas previstas ante la Justicia de Brooklin, Nueva York, donde el argentino cumple arresto domiciliario por haber participado en el escándalo conocido como FIFA-gate. Según su declaración, Fox Sports, Televisa, Media Pro, TV Globo, Full Play Argentina y Traffic pagaron sobornos para obtener los derechos de transmisión de la Copa América, la Copa America Centenario y otros torneos. Además, según lo que declaró y continuará hablando, se pagaron coimas para la futura transmisión de Qatar 2022 lo que, según los analistas, podría derivar en la cancelación de la organización de ese evento. Incluso ya se habla de dos posibles reemplazantes como anfitriones: Estados Unidos y China.

Burzaco organizó su declaración de la siguiente manera. Invitó a los fiscales a que le vayan preguntando uno por uno los puntos del caso FIFA-gate, para que contestara capítulo por capítulo a las acusaciones. Primero se involucró como culpable y luego señaló a los cómplices. Como dicta la ley del arrepentido, el acusado debía señalar a personas y a empresas tan responsables como Torneos y Competencias (línea horizontal) como hacia arriba (los dirigentes del fútbol mundial que recibían las coimas. La primera evidencia que Burzaco confirmó y aportó más pruebas, fue el documento proporcionado por la fiscalía con el acuerdo de 2008 firmado por la empresa Fox y Torneos y Competencias por la cual se pagaron unos 3,7 millones de dólares a través de un holding radicado en Turks y Caicos para canalizar sobornos. Las autoridades dijeron que el acuerdo fue firmado por un ex ejecutivo de Fox.

Cuando le preguntaron a quién mantenía al tanto de los sobornos, Burzaco respondió: “Fox Pan American Sports… Fox Sports”. Agregó que la cadena “obtuvo influencias y los derechos para transmitir su señal en Argentina” y en otras partes del mundo.

Burzaco, que se declaró culpable de crimen organizado y otros cargos, es el principal testigo en el juicio en Nueva York contra cuatro dirigentes del fútbol norteamericano: el expresidente de la Conmebol, Juan Angel Napout; el expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, José María Marin; y el expresidente de la federación peruana, Manuel Burga. El cuarto es Julio Humberto Grondona. A los tres primeros Burzaco los señaló directamente como sus cómplices. Grondona falleció en 2014.

Alejandro Burzaco, expresidente de la empresa Torneos y Competencias (TyC), es uno de los 42 acusados y se comprometió a devolver unos u$s21 millones en coimas ya recibidas más multas y punitorios. A cambio ya negoció con el FBI la reducción de su pena a la mitad, con lo que podría quedar en libertad en menos de cuatro años hacia adelante. Su interrogador, el fiscal Sam Nitze, en nombre del Gobierno norteamericano; que acusa a Burzaco y al resto de los involucrados de defraudación y estafa agravada a los Estados Unidos, por haber utilizado el sistema financiero norteamericano para los delitos de coimas, sobornos y violaciones a las reglas éticas del régimen bancario. Todos delitos que en los Estados Unidos se pagan con la prisión efectiva con penas de más de 10 años salvo que, como en este caso, haya una delación programada y protegida que le permita al sistema judicial de ese país subir el nivel de acusaciones hacia los costados o arriba en cuanto a las responsabilidades.

“Las coimas eran algo habitual entre 2006 y 2015”, dijo el argentino ante el fiscal, al afirmar que tenía como socios en ese período a (desde su cargo en Torneos y Competencias), a Fox Sports USA, el grupo mexicano Televisa, la brasileña TV Globo, la española MediaPro y a la argentina Full Play, de los argentinos Hugo y Mariano Jinkis. Consultado por el fiscal Nitze sobre cuáles pagaban sobornos a cambio de contratos de televisación y marketing de torneos nacionales y regionales, respondió: “Que yo sepa todas las compañías

En el caso de Grondona, Burzaco dijo que le pagó coimas hasta su muerte en julio de 2014, a cambio de la extensión de contratos de la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana, amistosos de la Selección argentina y partidos de la Copa del Mundo 2018, 2022, 2026 y 2030. También confirmó que Datista -joint venture entre Full Play, Traffic Brasil y TyC- también pagó a Grondona sobornos por contratos para partidos de la Copa América desde 2015 hasta 2023. Dijo además que por contratos de la Copa Libertadores desde 2006, T&T, -joint venture entre TyC y desde 2002 Fox Panamerican Sports- pagó al paraguayo Nicolás Leoz, entonces presidente de la Conmebol, 600.000 dólares en coimas anuales, un monto que subió a un millón por año a fines de la primera década de 2000. Por su lado, Grondona recibía, según Burzaco, 600.000 dólares y luego esa cifra subió a hasta 1,2 millones al año desde 2012 hasta su muerte. Declaró además que Ricardo Teixeira, jefe del fútbol brasileño, recibía 600.000 dólares anuales, al igual que el argentino Eduardo Deluca, el boliviano Romer Osuna y el uruguayo Eugenio Figueredo, según Burzaco. De todo esto, afirmó el argentino, Fox Panamerican Sports y Fox Sports “estaban al tanto”. Con estas coimas, T&T ganaba “una extensión de sus contratos hasta 2018 y evitaba una potencial competencia”. Fox Sports logró con esta ampliación ganar peso y extender su distribución de Estados Unidos al sur de la Argentina por cuatro años más, señaló.

Dijo además que se liquidaron coimas 3,7 millones de dólares por la extensión de derechos de la Copa Sudamericana de 2015 a 2018, pagado vía un contrato falso de renegociación de derechos con la empresa Somerton, propiedad del brasileño José Margulies. Ese contrato de 2008 está firmado, entre otros, por James Ganley, exalto responsable de Fox Panamerican Sports, una de las principales televisiones del mundo con programación deportiva en español y socia de T&T. Nitze le mostró un contrato donde entre T&T y Somerton, el que Burzaco declaró como “no real” sino una “fachada para pagarles a Leoz, Grondona, Figueredo, Osuna y Deluca.

Alejandro Burzaco se había declarado culpable en marzo de 2016 ante el juez de Nueva York que investiga el caso, Raymond J. Dearie, y luego de haber pactado en noviembre de 2015 con el FBI norteamericano no sólo su confesión en el posible pago de sobornos, sino de haber señalado a varios de sus supuestos cómplices. Esto le valió la calificación de “buche del FBI” entre sus examigos y colegas de Sudamérica y América Central.

Burzaco fue uno de los primeros señalados por la Justicia norteamericana, se profugó el mismo 27 de mayo de 2015 (el día que estalló el escándalo en el Hotel Baur au Lac, en Zúrich) y se entregó en junio de ese año en Bolzano, Italia, donde permaneció hasta julio, donde fue trasladado a los Estados Unidos. Allí permanece aún en arresto domiciliario, utiliza una tobillera magnética y espera que la Justicia resuelva lo más rápido posible su situación final. Está confiado en que su confesión, y especialmente el señalamiento que hizo sobre otros implicados importantes en los casos de corrupción en la FIFA, le disminuyan la pena que le correspondería. Entre las garantías que había puesto ante la Justicia para su fianza; figuran unos u$s20 millones que aportaron su hermano Eugenio Burzaco (el hoy secretario de seguridad de Mauricio Macri), los “abogados y amigos” (según la propia declaración ante la Justicia) Pablo Minguens y Mariano Mendilaharzu y el mismo; además de propiedades a su nombre y de su familia y el aporte de certificados de acciones en la empresa Torneos y Competencias por unos u$s15 millones.

La principal acusada de Burzaco, Fox, fue ganadora en su sociedad con Turner, de la licitación realizada por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para televisar el futbol argentino. Incluso Fox Sports Latin America fue acusada en los Estados Unidos de corrupción en contra de la compañía Gol TV. Gol TV está formada, entre otros socios, por Enzo Francescoli, hoy manager en River Plate. Gol TV, que acusa a Fox de haberla perjudicado pagando coimas, es propiedad de Francisco “Paco” Casal y los exjugadores uruguayos Nelson Gutiérrez y Enzo Francescoli, ambos, exjugadores de River Plate. Gol TV se presentó el 6 de marzo del año pasado ante los tribunales del Distrito Sur de la Florida, considerándose perjudicado durante el período 2000 a 2015 en las presentaciones para transmitir la Copa Libertadores de América (Copa Libertadores), la Copa Sudamericana, y la Recopa Sudamericana; por la “acusación contra T&T por el pago de decenas de millones de dólares en sobornos y retornos para corromper a los oficiales de la Conmebol”. Gol TV acusa, entre otros, a Fox Sports Latin America, Pan American Sports Enterprises, Fox Sports Latin America (sucesor de Fox Pan American Sports), Fox International Channels, Fox Networks Group, Fox International Channels, T&T Sports Marketing, Torneos y Competencias SA, Alejandro Burzaco, Full Play Group, Confederación Sudamericana de Fútbol, Conmebol, Eugenio Burzaco y a Juan Angel Napout de haber sido “víctima de sobornos” a partir de las derivaciones latinoamericanas del denominado “FIFA gate” que estalló el 27 de mayo de 2015 a partir de los allanamientos realizados por las autoridades suizas en un hotel de Zurich, luego de numerosas investigaciones realizadas en los Estados Unidos, y donde se descubrió un esquema de sobornos, fraudes, coimas y lavado de dinero realizados por las autoridades del máximo órgano rector del fútbol mundial. Y, como era de esperarse, también tuvo una pata central en el fútbol latinoamericano. Según la presentación judicial, avalada por los magistrados del sur de la Florida, los acusados Alejandro Burzaco y José Margulies, quienes habrían “facilitado el pago de las coimas desde T&T a los oficiales de la Conmebol quienes, según la presentación de Gol TV, habrían utilizado el sistema financiero norteamericano para lavar dinero y cometer crímenes financieros.

La acusación comienza afirmando que “el demandante Gol TV es un canal de televisión con base en North Bay Village, Florida, que ofrece programación de fútbol en español e inglés en los Estados Unidos. El demandante Global Sports es una sociedad inglesa creada por los propietarios de Gol TV para, entre otras cosas, adquirir derechos de televisión de los torneos internacionales de fútbol en nombre de Gol TV” y que “los demandantes son víctimas de un esquema de soborno descrito por el Departamento de Justicia estadounidense (“DOJ”) en sus acusaciones penales contra, entre otros, el Demandado Alejandro Burzaco”), uno de los principales acusados de T&T Sports Marketing Ltd. (“T&T”), además de Hugo Jinkis y Mariano Jinkis, directores del Grup Full Play, S.A., Eugenio Figueredo y Juan Angel Napout, expresidentes de Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y otros tantos funcionarios de Conmebol”.

Top