Image default

El mundo está en guerra. No se trata de los típicos conflictos bélicos anclados en ocupación territorial o dominancia ideológica y religiosa. En este caso, el mundo se enfrenta a un enemigo microscópico, de difícil erradicación -hasta ahora- y sin una frontera de resolución cercana. Argentina se vio fuertemente afectada por la llegada del coronavirus puesto que anclaba una fuerte crisis económica pre-pandemia que sumado al COVID-19 desemboca en medidas de auxilio financiero hacia un sistema que parece verse agotado.

Tiempos extraordinarios requieren medidas extraordinarias requiere una frase célebre. Y este es el caso de Argentina donde se prohibieron los despidos en empresas y con fuertes multas para aquellas que desafíen las premisas que busca mantener el gobierno: certidumbre laboral en medio de una incertidumbre global. La otra cara de la moneda son las pequeñas y grandes empresas que pasaron a quedarse sin facturar en buena parte de los sectores. El impedimento en la caja chica y la ausencia en los ingresos debido al aislamiento obligatorio y social establecido como medida de prevención para la propagación social del virus, empujó a muchas Pymes prácticamente a la extinción.

Dólar disparado

El mediodía del lunes pasado fue histórico. Aquellos amantes que buscan la cotización del dolar hoy para efectuar compra minorista o simplemente como forma de ahorro (sólo se pueden comprar U$S200 por mes) se vieron sorprendidos tras el aumento considerable que sufrió el dólar contado con liquidación que tocó el techo de $114, cifra histórica desde 2015. Según los especialistas las razones que empujaron al dólar a superar la barrera de los $100 se debió a la percepción de los agentes financieros respecto al valor real de la moneda norteamericana. Otra de las razones fue la emisión monetaria para satisfacer una situación complicada con un país prácticamente paralizado, con fronteras cerradas y con el campo como única fuente real de ingreso de divisas norteamericanas a partir de las exportaciones de trigo y soja.

La brecha cambiara entre el dólar oficial y el contado con liqui llegó al 50%, ya que la cotización dolar banco nación osciló en los $65.18 el pasado lunes a lo que debe sumarse el impuesto país del 30%, lo que lo colocó en los $88. Respecto al dólar blue se perdió una referencia debido a la merma en la actividad de las cuevas cambiarias y los famosos “arbolitos” debido a la disminución en la circulación de personas debido al aislamiento social obligatorio.

Refinanciación de deudas de tarjeta de crédito

Ante la parálisis económica que atraviesa el país, los bancos tuvieron que dar marcha atrás en el cobro de tarjetas de crédito. Para los cierres de abril y en aquellos casos en los que no pueda cubrirse la totalidad de los pagos de la tarjeta los bancos tendrán un plan de pagos con tres meses de gracia y hasta 9 cuotas fijas y en pesos. Para aquellos clientes que no puedan acreditar todo el monto adeudado la tramitación de esta refinanciación se hará de manera automática sin que el titular deba moverse de su casa para realizar trámite alguno.

Esta medida del Banco Central profundiza una política que busca la reducción de la tasa de interés para el financiamiento del saldo en las tarjetas de crédito. En marzo ya se había determinado un tope de hasta el 55%, que luego descendió al 49% y ahora llegó al piso del 43%, con eliminación de intereses punitorios.