¿Una nueva Guerra Fría entre Londres y Moscú?

La gravísima acusación de la Premier de Gran Bretaña, Theresa May, contra dos supuestos integrantes del Departamento Central de Inteligencia de Rusia (el temido GRU, por sus siglas en ruso) a quienes señaló como los autores del intento de homicidio por envenenamiento del ex espía soviético Serguei Skripal y de su hija