Belice, naturaleza en estado puro: 10 lugares imperdibles para visitar

En el extremo noreste de Centroamérica, un pequeño paraíso ofrece grandes encantos a los amantes de la playa, la naturaleza y la arqueología.

Belice limita al norte con México, al sur y al oeste con Guatemala, y está separada de Honduras por el golfo homónimo. Desde hace unos años, el secreto mejor guardado de Centroamérica se convirtió en un gran destino turístico para disfrutar de sus playas de arena blanca, el mar Caribe, la naturaleza salvaje y los sitios arqueológicos de la civilización maya. A continuación, los 10 puntos imperdibles de Belice:

– Actun Tunichil Muknal: dentro de la Reserva Natural Montaña del Tapir se encuentra un lugar ineludible para los aficionados a la historia de las antiguas civilizaciones. Se trata de una cueva descubierta hace menos de tres décadas que se convirtió en un destacado sitio arqueológico maya por la relevancia de los esqueletos y cerámicas que allí se conservan.

– Xunantunich: también en el Distrito de Cayo, se alza un yacimiento arqueológico de la cultura maya. Xunantunich (“mujer de piedra” en maya yucateco) ocupa 2,6 kilómetros cuadrados de superficie en la que se levantan seis plazas rodeadas por más de 25 templos y palacios.

– Cayo Caulker: esta pequeña isla es el lugar perfecto para los amantes del snorkeling. Peces de colores, rayas y una amplia variedad de vegetación marina son apreciados por cientos de turistas a diario. Este cayo ofrece la posibilidad de realizar excursiones en submarino a la famosa cueva Blue Hole.

– Blue Hole: otra forma de conocer el “agujero azul” es sobrevolándolo. Los vuelos que salen desde el aeropuerto de Cayo Caulker permiten observar la Barrera de Arrecife de Belice (Patrimonio de la Humanidad de UNESCO) y la incontable gama de azules del mar Caribe.

– The Belize Zoo: a solo 47 kilómetros de la ciudad de Belice se encuentra este zoológico de 12 hectáreas inaugurado en 1983. Es el hogar de más de 125 animales de unas 48 especies, todas nativas de Belice, que viven en un entorno natural intacto en el que la densa vegetación está separada sólo por senderos de grava.

– Mountain Pine Ridge: es una reserva forestal creada para proteger los bosques nativos de pinos del Distrito de Cayo y los ecosistemas locales que los habitan. En sus 400 kilómetros cuadrados poblados de pinos viven jaguares, tapires, pumas, reptiles y gran diversidad de aves.

– Lamanai: en el Distrito de Orange Walk se emplaza otro de los sitios arqueológicos más sorprendentes de la cultura maya precolombina. En Lamanai (“cocodrilo sumergido” en maya yucateco) se destacan el Templo de los Mascarones, el Templo de las Máscaras de Jaguar y el Templo Alto.

– Placencia: es un apacible pueblo pesquero que en los últimos años surgió como un destino ecológico cada vez más importante en el Caribe. Allí se puede hacer excursiones por las selvas tropicales montañosas, andar en kayak, pescar en alta mar, bucear y explorar ruinas.

– Reserva marina de Hol Chan: está situada en las cercanías de los cayos Ambergris y Caulker, frente a la costa de Belice. Cubre unos 18 kilómetros cuadrados de arrecifes de coral, praderas de pastos marinos y bosque de manglar. Ideal para practicar snorkeling.

– Secret Beach: en el Cayo Ambergris se sitúa una de las playas más encantadoras de este país. Arena fina, aguas turquesas, hoteles y resorts eco-friendly y restaurantes de comida típica conforman un paraíso terrenal.

Por Liz Balotta

Top