La estrategia de Cristóbal López para no perder todo

El empresario hizo una presentación en la que insiste en la venta de su Grupo Indalo. Mientras, sigue preso.

Cristóbal López espera una señal de la Justicia. No sólo espera que durante la feria judicial se resuelva su excarcelación, sino que se autorice la venta de su holding Grupo Indalo a favor de OP Investiment, de Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre. Eso incluye la decisión sobre una serie bienes con los que, pese a estar preso, busca conservar su titularidad: autos de alta gama, aviones, un coqueto restaurante con vista al mar en la Patagonia y unas casas de lujo.

El empresario K, espera que dichos bienes no sean vendidos para paliar la crisis financiera del grupo. Al respecto, deberán expedirse el juez Julián Ercolini, quien lo procesó por defraudación al Estado y lo detuvo; y el juez en lo Penal Económico, Javier Cosentino, que llevará adelante el concurso de acreedores de Oil Combustibles, principal activo del grupo.

Con el reinicio de la actividad judicial, el 1° de febrero, el dueño de Indalo espera algunas resoluciones judiciales. La primera de ellas busca conseguir la autorización para la venta de su conglomerado de 170 empresas. Para dicha operación, Ercolini abrió una posibilidad y pidió a los tres veedores judiciales que se expidan sobre la viabilidad de la venta, su finalidad, el rol de Rosner y Dellatorre y sus antecedentes. La venta ya fue denegada a López en dos oportunidades en la justicia.

En paralelo, con la operación, López y su socio Fabián De Sousa, también detenido, buscan retener una serie de bienes de importante valor.

En la documentación presentada ante la justicia hay un listado de activos “excluidos” de la operación de venta del Grupo Indalo a OP Investments, que aún debe contar con la aprobación de la Justicia federal.

Top