Legislatura aprobó la ayuda financiera con apoyo de aliados y el rechazo del kirchnerismo póstumo

En una sesión escandalosa, con “lluvia” de insultos desde las gradas y hasta de los propios legisladores, los diputados de Chubut Somos Todos, Cambiemos, Frente de Agrupaciones y Convergencia, aprobaron los convenios de asistencia financiera que firmaron el Gobierno nacional y provincial en agosto, octubre y noviembre. Además, dieron luz verde para autorizar al gobernador Mariano Arcioni a tomar 650 millones extra para afrontar el pago de aguinaldos.

Con esta ratificación quedaron sellados los convenios por los 1.050 millones de pesos y también la autorización por los 650 millones de pesos que el gobierno provincial llevará en forma inmediata a Buenos Aires para que Nación firme el acuerdo y transfiera los fondos antes del 20 diciembre.
La sesión de ayer se vivió al rojo vivo. Mucho de los diputados «tribunearon» en una Legislatura repleta de sindicatos y en gran parte el debate transitó por una discusión «estéril» y de «chicana política».En el momento más caliente del debate y con una decena de diputados pidiendo la palabra, Manuel Pagliaroni de Cambiemos estuvo rápido de reflejos y pidió con urgencia una moción de orden, con lo cual desactivó «la ola» de expositores del Frente Para la Victoria que iban a arremeter contra el Gobierno nacional y provincial por el «ajuste encubierto» que contenían las metas fiscales que figuraban en el convenio de asistencia financiera.
La tensión fue máxima. A tal punto, que Blas Meza Evans del FPV se levantó de su banca y se dirigió al estrado de Arián López para reclamarle que la moción de orden para votar los convenios cuando había muchas voces por hablar era «vergonzoso». El diputado pejotista, furioso, golpeó la mesa de López con un fuerte golpe.
Luego, se pararon Javier Touriñán y Viviana Navarro y cuestionaron enérgicamente la decisión de López. Párrafo aparte, merece el comportamiento de Gustavo Fita, quien se levantó de su banca, se dirigió al escritorio de López y lo insultó desmesuradamente. Más tarde, el legislador gremialista pidió disculpas «por el exabrupto».
Una vez votados los convenios, Touriñán arremetió rápidamente: «Lo que acaba de hacer usted López y Pagliaroni, es de fascista. Esos son los radicales que temen al debate. Se olvidan los radicales de la revolución productiva de Maestro». Fita también endureció su discurso por los acontecimientos: «Esta Cámara me da asco. Lo que le hace falta a esta Provincia es debate. El ajuste tiene que estar en la planta política no en la de los trabajadores».

UN POCO DE OXIGENO
El endeudamiento de 1.700 millones de pesos que cerró Provincia con el programa del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial le otorga cierto respiro a las arcas provinciales, al menos, hasta agosto de 2018.
El esquema de deuda que tomó Chubut es a cuatro años y con el beneficio de un año de gracia, con lo cual, el primer vencimiento que deberá afrontar la gestión de Arcioni es en agosto de 2018.
Esta leve oxigenación tiene su contrapartida: de los 1.700 millones, 1.050 millones ya fueron derramados para el pago de salarios de meses anteriores. De esta manera, el 62% de la deuda ya fue «consumida» y el Gobierno tendrá en los próximos días la disponibilidad de los $ 650 millones restantes, que serán «volcados» para solventar el medio aguinaldo.
DESCUENTO POR COPARTICIPACION

La devolución del «préstamo» será en 48 cuotas y el mecanismo de descuento será directamente a través de los fondos que reciba la provincia del Chubut por el sistema de Coparticipación Federal de Impuestos.
En total el Gobierno abonará por este endeudamiento poco más de 2.000 millones de pesos, tomando como referencia la tasa Badlar de bancos privados que es del 22%. Desde agosto de 2018, Chubut abonará aproximadamente 57 millones de pesos mensuales por esta ayuda financiera.

PRESENCIA SINDICAL
En las gradas de la Legislatura siguieron de cerca el desenlace de la sesión los gremios de la Asociación Provincial de Empleados Legislativos (APEL); UPCN; la CGT del Valle con Luis Núñez y Armando Moyano a la cabeza; ATE; CTA de los Trabajadores y Autónoma; y Atech con Santiago Goodman, entre otros.
En forma constante interrumpieron a los oradores y en varias oportunidades insultando a los diputados de Chubut Somos Todos, Cambiemos, Frente de Agrupaciones y Convergencia. Todos apoyaron explícitamente las alocuciones del FPV.

Fuente: ECH

Top