Broda: “Esto ya lo vivimos con Martínez de Hoz”

El economista valoró algunos esfuerzos del gobierno en materia económica, pero dijo que los ingresos por inversiones “no vienen, viene la plata de la bicicleta financiera que es una plata transitoria que ya la vivimos, la vivimos con Martínez de Hoz”.

El economista Miguel Ángel Broda advirtió en el programa “Desde el llano”, del periodista Joaquín Morales Solá sobre el creciente déficit fiscal que mantiene la Administración Macri y si bien elogió el nuevo rumbo que su gobierno intenta darle al país, comparó la persistencia de la ‘bicicleta financiera’ con la situación que atravesó la Argentina con la época de la ‘plata dulce’ durante la conducción económica de Alfredo Martínez de Hoz

Pero primero, Broda elogió el crecimiento económico y la recuperación: “La economía está en una fase de recuperación cíclica. Estamos en el 5to trimestre donde después de tocar fondo venimos creciendo a una velocidad crucero de 4 por ciento con bastante generalizado el crecimiento, quebramos la maldición de que los ciclos expansivos que duraban 4 – 5 trimestres, así que todos los indicadores que anticipan al ciclo, lo dicen por lo menos hasta la mitad del año que viene la recuperación seguirá si no hay un evento externo”.

Sobre la posibilidad de que el ciclo de crecimiento-recuperación se mantenga, el economista lo condicionó a que “haya capacidad ociosa en términos de capital y de mano de obra, en este sentido es muy probable que la economía siga recuperándose. Ahora, el argumento oficial de que vienen 20 años de 3,5% de crecimiento de ninguna manera está garantizado. Si bien salimos de la agonía que era el anterior gobierno, el rumbo de ser país normal es un rumbo muy adecuado para Argentina, pero para seguir ese rumbo tenemos riesgos. El primero es la política económica que eligió el gobierno, con una política monetaria con metas de inflación, con incremento de déficit fiscal como no tuvimos en el período de Cristina Kirchner que hace 3 meses que estamos intentando de moderar. Un déficit del sector externo creciente, nos endeudamos en dólares y necesitamos que crezcan los dólares por exportación que no crecen”.

“El rumbo es diferente, es un rumbo de país normal, pero cuando tuvimos estos desequilibrios de hoy tuvimos crisis muy graves. Tuvimos estos desequilibrios en el ‘75, al inicio de los ‘80, los dos ciclos del 89-90 y la salida de convertibilidad que son crisis macroeconómicas que además de reducir empleo y aumentar la inflación y el tipo de cambio, tienen consecuencias sobre la tasa de crecimiento de largo plazo”, alertó.

Broda repasó que si bien “hubo buenas noticias, un resultado electoral espectacular y un discurso de Macri el 30/10 que hizo el mejor diagnóstico de la República y la economía y una ventana de oportunidad que en 2018 no hay elección, sin embargo el pacto fiscal y las reformas, tienen un sabor a poco muy grande”.

“La probabilidad de crisis macro son muy altas”, subrayó y argumentó que esto se debe a que “no podemos seguir con ese déficit fiscal, endeudándonos afuera, generando una orgía de gastos en el exterior. Es imposible. El viaje Punta del Este-Buenos Aires ida y vuelta vale lo mismo que New York–París, esto no es sostenible en el tiempo”.

Luego, amplió: “El Gobierno eligió no bajar el gasto público en términos reales, o sea que aumente en valores nominales por lo menos como la tasa de inflación. Para lo cual decidió una sustitución de gastos: más gastos sociales y menos en subsidios económicos. Y decidió que su déficit iba a seguir siendo financiado quizás mejor que con el BCRA con el endeudamiento externo. Pero tenemos un déficit que es absolutamente transitorio, no podemos seguir aumentando la deuda externa y el stock de lebacs porque en algún momento el mundo no nos financia y los tenedores de ahorro tampoco financian al BCRA. Este es un modelo transitorio. Mi impresión es que no vamos a crecer a 3,5% a menos que estas reformas del Presidente aprieten el acelerador o tengamos que esperar al próximo gobierno. Pero no estamos asegurados que esta vez sea diferente y que evitemos una crisis”.

“En el mundo hay conciencia de que la apertura es pro crecimiento, pero la apertura comercial, la financiera no. Los capitales de corto palazo te generan euforia inicial, y cuando se corta el crédito tenés consecuencias muy graves”, explicó el economista que concluyó con una negativa comparación histórica: “La plata no viene, viene la plata de la bicicleta financiera que es una plata transitoria que ya la vivimos, la vivimos con Martínez de Hoz. Vivimos varios episodios de estos. La constitución de la política económica de la argentina no asegura que este correcto tumbo de ser un país normal tenga éxito”.

Top